Cien personas mueren al año en España por enfermedades priónicas


Doctores monitorizando un escáner cerebral.
GTRES

Las enfermedades priónicas como el insomnio familiar letal o la conocida como Creutzfeldt-Jakob, para las que aún no existen tratamientos, causan al año unas cien muertes en España y su supervivencia oscila entre los tres y doce meses desde el momento de su diagnóstico.

Así lo ha explicado el doctor Joaquín Castilla, vicepresidente de la Asociación Creutzfeldt-Jacob (CJD), que este sábado celebra en Madrid su III Reunión de familiares de afectados por una enfermedad priónica, que este año, por primera vez, está dedicada al cuidado del paciente en el domicilio.

Castilla ha señalado que estas enfermedades están causadas por la mutación de una proteína y como síntomas iniciales pueden producir problemas visuales, al hablar o al andar y con su desarrollo van afectando a otras funciones vitales que causan la muerte al paciente en un período de entre tres meses y un año. “Es una enfermedad neurodegenerativa, como el alzheimer y el parkinson, pero con la particularidad de que es muy rápida”, asegura el doctor.

La aparición de la enfermedad

Su incidencia, cuando tienen carácter “esporádico” (se desconoce porqué se genera en un individuo la mutación de la proteína), es de un afectado por cada millón de habitantes, por lo que se la considera “ultra rara”.

Pero también puede ser genética, por lo que las personas que presentan esa mutación acaban desarrollando la enfermedad, lo que normalmente sucede en torno a los 40 años, aunque también se han registrado casos a los 25 o a los 70, explica el experto, que incide en la incertidumbre en que viven los afectados al no saber cuándo empezarán a desarrollarla.

Subraya que el 100% de los que tienen la mutación desarrollan la enfermedad, por lo que destaca la importancia de las reuniones de familiares de afectados, ya que en estos foros se comparte información sobre los avances científicos alcanzados en el último año.

Además, se aconseja sobre los cuidados a los pacientes y una psicóloga experta ayuda a manejar la inseguridad de muchos pacientes que “no saben si quieren saber o no si tienen la mutación”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook