Estudio genético revela secretos de los parásitos para tratar enfermedades


El estudio más grande hasta la fecha sobre la composición genética de los gusanos parasitarios encontró cientos de nuevas pistas sobre cómo invaden el cuerpo humano, evaden su sistema inmunológico y causan enfermedades.

Los resultados, publicados el lunes en Nature Genetics, apuntan a posibles tratamientos antiparasitarios para ayudar a combatir algunas de las enfermedades tropicales más desatendidas, como la ceguera de los ríos, la esquistosomiasis y la anquilostomiasis, que afectan a unos 1.000 millones de personas en todo el mundo.

“Los gusanos parasitarios son algunos de nuestros enemigos más antiguos y han evolucionado durante millones de años para ser expertos manipuladores del sistema inmunológico humano”, dijo Makedonka Mitreva, del Instituto del Genoma McDonnell de la Universidad de Washington, codirectora del estudio junto a colegas del Instituto británico Wellcome Sanger y la Universidad de Edimburgo.

La experta señaló que los resultados de este estudio conducirían tanto a un conocimiento más profundo de la biología de los parásitos como a una mejor comprensión de cómo el sistema inmune de los seres humanos puede ser contenido o controlado.

Las infecciones parasitarias pueden durar muchos años y causar dolor severo, discapacidades físicas, retrasos del desarrollo en los niños y estigma social relacionado con la deformidad. Los medicamentos actuales para combatirlos pueden ser moderadamente eficaces y, a menudo, son donados por las farmacéuticas o vendidos a precios reducidos a quienes los necesitan.

Pero el espectro de fármacos para tratar las infecciones parasitarias aún es limitado. Para tratar de mejorar el potencial de suministro de medicamentos y comprender cómo los parásitos invaden y residen en los humanos y otros animales, el equipo comparó los genomas de 81 especies de gusanos redondos y gusanos planos, incluso los de 45 a los que nunca antes se les había secuenciado el genoma.

El análisis encontró casi 1 millón de genes nuevos que no se habían visto antes, pertenecientes a miles de nuevas familias de genes, e identificó muchos nuevos posibles objetivos farmacológicos y medicamentos existentes que podrían ser útiles.

“Enfocamos nuestra búsqueda observando medicamentos existentes para enfermedades humanas”, dijo Avril Coghlan, del Instituto Sanger, quien trabajó en el equipo. Y dijo que esto ofrecía una posible ruta rápida “para localizar los medicamentos existentes que podrían ser reutilizados para la desparasitación”.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook