¿Primeros 20 años de chavismo?


Agustín Blanco Muñoz.- El 05Oct98, hace 20 años, comenzó a distribuirse Habla el Comandante. Alertábamos sobre lo que venía. Pero la polarización lo impidió. Al naciente chavismo no le hacía falta y los opositores lo consideraban una propaganda más del candidato.

Pasado el triunfo de Chávez el 06D, Pedro Pablo Aguilar, dirigente de Copei, publica el 28D en “El Nacional” un artículo llamando la atención sobre los  planes que anunciaba el golpista del 04F-92 y ahora presidente electo. Su síntesis fue esta: nos esperaba una gran tragedia.

A partir de entonces el libro circuló aceleradamente. HCH nada se guardó. Y fue tal el alcance de la fuente para entender “el proceso” que el curtido periodista Alberto Garrido bautizó la edición como “la biblia del chavismo”.

La propuesta fundamental de HCH como candidato es la constituyente. Un proceso revolucionario que viene desde  abajo “para destruir este sistema, no para rehacerlo” (p.287). Y a este objetivo “se debe llegar por la vía de la presión popular pacífica o por la vía violenta” (p.288). ¿Pero cuál vía pacífica? Es falsa la dicotomía guerra-paz. “Aquí todo es una gran guerra” (p.461).

Y más preciso aún: “Nuestras reglas no escapan de la vía violenta, seguimos creyendo en ella” (p.291). Y si el enemigo lanza el grito de guerra, “se conseguirán con nosotros, con un pueblo y con sectores militares que estoy seguro estarán de este lado.” (p.588).

Queda esbozado el proyecto de las milicias. Y todo bajo la conducción de quien se presenta como “caudillo moderno”,  con una maquinaria violenta que actuaría  para adelantar la destrucción del sistema, objetivo que no podrán impedir unas oposiciones que  en 20 años han carecido de plan coherente y  posibilidades de triunfo.

Se inhibieron a la hora de la constituyente de 1999. En las presidenciales del 2000, Chávez y Arias  coparon la escena. El civil Claudio Fermín quedó marginado. Sus intentos golpistas o electorales fracasaron. La excepción:  el triunfo en parlamentarias del 2015, que terminó en el llamado “desacato”.

Hoy estas oposiciones ven salidas diferentes: violenta, invasión, electoral y la negociada dirigida hacia una transición que reimponga “la democracia”. Este gobierno estableció un desastre sin precedentes. Pero no hay fuerzas que puedan derrocar su estructura militar-civil. Sancho, ¿tomará 20 años más la destrucción anunciada en 1998 por el hoy “Comandante Eterno”?

Agustín Blanco Muñoz
@ablancomunoz



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook